REMBRANDT | Tras cristales

Durante todo el año, hasta los museos de los pueblos más pequeños del Reino de los Países Bajos han realizado exhibiciones en homenaje a los 350 años de la muerte de Rembrandt van Rijn -prolífico e innovador maestro en el campo del dibujo, la pintura y la litografía- que aunque jamás salió de Holanda, llegó a ser considerado uno de los más grandes artistas del mundo.

 

 

Es verdad que desde hacía dos años venía fraguándose la inédita operación de restaurar los daños que hubiesen afectado al cuadro más emblemático de Rembrandt –Nachtwacht (Ronda nocturna o Ronda de noche), lienzo que lleva pintado 376 años. La iniciativa finalmente se concretó el 9 de julio pasado en el Museo Rijksmuseum, de Amsterdam, obra que desde ahora está expuesta a ojos de todos, pero detrás de vidrios ultra finos, donde trabajan los restauradores, técnicos y expertos del museo más importante de Holanda. Yo no vi esta separación de cristal porque justamente un mes antes pude admirar esta obra en toda su magnitud junto a miles de personas que esperaban la posibilidad de fotografiarla con sus propias cámaras y celulares. Este es mi registro de esa visita, tras haberme dado vueltas y vueltas en medio de otras obras y regresar nuevamente al cuadro para volver a verlo… Como un imán, no había cómo desprenderse. El museo permitía fotografiar y la gente circulaba sin parar.

 

 

Nacido en Leiden en 1606, Rembrandt desarrolló su obra en una época de extraordinaria riqueza y cultura en el siglo XVII, conocida como el «Siglo de Oro holandés». El título original de la obra se conoció como La compañía militar del capitán Frans Banninck Cocq y el teniente Willem van Ruitenburgh, un retrato militar múltiple, realizado por encargo en 1642. Si bien sus dimensiones originales fueron mayores a la actual (359 cm × 438 cm), éstas debieron reducirse cuando el cuadro fue trasladado desde la Compañía de Arcabuceros, donde en un primer momento se pensó exhibir, hasta el Ayuntamiento de Amsterdam en 1715, donde se suprimieron dos franjas, una al lado izquierdo y otra en la parte superior. No sólo sufrió ese riesgo. Durante la II Guerra Mundial, la obra permaneció oculta durante 5 años, siendo su último emplazamiento el subsuelo de un búnker en Linburg. Separada de su marco y enrollada en un cilindro, regresó definitivamente a Amsterdam el 25 de junio de 1945.

 

 

La muestra All Rembrandt, con la que el Rijksmuseum rindió homenaje a este genio del arte, finalizó el 10 de junio. Sin embargo, continúa abierta su exhibición permanente que contiene otros cuadros extraordinarios de Rembrandt. Entre ellos, su Autorretrato (éste, en que se pinta como el apóstol San Pablo, de los muchos autorretratos que él hizo), El retorno del hijo pródigo, El síndico de los pañeros, La novia judía, Júpiter y Antíope…. Y así, además de muchísimas obras de innumerables artistas, cuyos trabajos conmueven. No obstante, hay un imperdible, joya en este museo: La lechera, de Johannes Vermeer, uno de los pintores neerlandeses más reconocidos del arte barroco, que sencillamente roba el corazón, aunque la obra maestra de Vermeer –La niña con el aro de perla- está en el Museo Mauritshuis, en La Haya. En tren, desde Amsterdam, a solo 40 minutos de distancia.

 

 

Simplemente uno no quisiera partir. Y cuando ya sale con el corazón repleto y añorando volver, se encuentra con manifestaciones artísticas externas, sorpresivas, como ésta que nos dejó con el espíritu aún más en alto.

 

Habilidades

, , ,

Publicado el

14 julio, 2019

6 Comentarios

  1. Lorena Araya

    Efectivamente la Ronda de noche es un cuadro cautivador que no permite dejar de mirarlo, un verdadero iman como dice la nota.

    Lorena Araya Silva
    Dra. en Estudios Americanos, Especialidad Estudios Sociales y Políticos
    Administrador Público
    Directora ACHEI

    Responder
  2. Olga

    Precioso el Museo. Presenciar esas magnificas pinturas debe tocar el alma.

    Responder
  3. Carmen Schmitt

    From: «Jorge Schaerer»

    ¡Que lástima que sea la última semana de Rembrandt! Si Dios lo quiere, espero visitar ese museo en septiembre próximo.
    Cordialmente
    Jorge Schaerer

    Responder
  4. Dr Augusto Schuster Cortes

    Carmen muy interesante e instructivo. Muchas gracias

    Responder
  5. Jrisi Tefarikis

    Adoro a Rembrandt: uno de los genios universales de la pintura.
    El cuadro “ La Ronda” es uno de los mejores que he visto en mi vida y fue hace muchos años atrás.
    Interesante nota periodística Carmen.

    Responder
  6. Milicent J. Macowan

    Carmen, un privilegio tener acceso a estos cuadros preciosos a través de las espléndidas fotografías tomadas por tí en vivo y en directo, GRACIAS !!!!!

    y TIENES DEL MUSEO VAN GOGH ¿? si mal no recuerdo queda muy cerca pq
    tuvimos que correr de uno al otro antes que lo cerraran….(año 1976…..)

    Responder

Dejar un comentario para Olga Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This