TAJINES | Cuando la comida hace la felicidad

Es el plato típico marroquí que se disfruta en todos los estratos sociales y que apaciguó mi insólita frustración cuando no se me permitió fotografiar lo que yo quería.

 

 

Me pasó en el único día que estuvimos en Rabat cuando nos llevaron a conocer el Palacio Real. Era el lugar donde había nacido el actual monarca, Mohamed VI, quien luego construiría su residencia oficial a 10 kms del centro de la capital marroquí. Y yo me preguntaba: “¿Por qué me indican que solo puedo observar el palacio desde lejos, sin ni siquiera poder tomar fotografías donde exista un guardia uniformado?”. Sin intentar provocar problemas ante la monarquía, yo solo quería captar con mi celular alguna imagen que me permitiera recordar el lugar. Así y todo, me lo advirtió dos veces Oscar Kupfer, nuestro amigo argentino que integraba el grupo de 26 viajeros que durante una semana recorreríamos territorio marroquí: “Carmen, no saques fotos. Te digo que te vas a meter en problemas”… Por lo que decidí revertir mi frustracion y focalizarme en lo que siempre quise saber de Marruecos. ¿Cómo se prepara aquí el tajine?

 

 

Es el nombre de su comida típica, pero también de la vasija en que se prepara. La gracia: su cocción lentísima en un recipiente de greda -en forma natural, de diseño o barnizado- que se sirve a la mesa humeante, y en que se levanta su tapa cónica únicamente cuando se está frente al comensal, cierto que cualquiera sea el tipo de carne, al comerla ésta se partirá solo con el tenedor. Los hay de vacuno, cordero, ternera, pollo, pescado o verduras, y está en el menú de todos los hoteles y restaurantes de la ciudad o la ruralidad. Andrea Cavada, coordinadora de nuesto viaje, jamás disimuló su satisfacción al optar por un “tajine de pollo  al limón”, donde nos detuvimos -al pasar- en un restaurante de Beni Mellal. Y yo no descansé hasta encontrar el libro con recetas de Tajine en español. Quería sorprender a mi regreso, innovando con el tajine que yo tenía en casa, regalo de mi querida Judith Arango. Aunque ninguna preparación posterior me pareció tan simple y deliciosa como la de este restaurante en Beni Mellal, donde nunca más volveríamos a pasar.

 

 

Para nuestra felicidad, las buenas noticias continuarían. Porque fue en los hoteles 5 estrellas en que alojamos -tanto en el Marriott Janan Palace, de Fez, como en el Radisson Blu, de Marrakech- donde nos impactaría una sofisticación de sueños. Moufid Hicham (44 años, executive chef del Janan Palace– me hablaría de dos de los platos más exóticos de la cocina marroquí que nos tendría para esa noche: La “Pastilla”, un verdadero monumento gourmet por su refinamiento y delicadeza. Probablemente traída aquí por los moros y los judíos sefardies desde España, consistía en una preparación ancestral de pollo que -envuelta en una finísima masa de hoja- mezcla en su interior hasta con almendras lo dulce y lo salado. Para mi, una suavidad al límite de lo increíble. En tanto, el pescado Tangi Ficha, solo recomendarle que es preciso venir aquí para degustar este regalo de la cocina oriental.

 

 

Orgulloso del despliegue en este comedor, donde existían solo exquisiteces para elegir, el maitre del Marriott me instó a conocer más de su preciso y arquitectónicamente arabezco establecimiento. Hasta que terminamos en el Jnan L ´ Fassi, el top de los 5 restaurantes que funcionan dentro del hotel y que opera exclusivamente a la carta . La sorpresa allí sería encontrarme con un cuarteto de cuerdas, ambientado en medio de una tenue luz roja, que interpretaba el tema Inta Omri («Eres mi vida») de la cantante egipcia Umm Kulthum, reconocida como “la voz” del mundo árabe contemporáneo, en una expresión musical única.

 

 

Rumbo a Marrakech, la última capital imperial que visitaríamos, le mostré a los conductores del bus el video que la noche anterior había grabado en Fez. Tan pronto escucharon la melodía, al unísono todos comenzaron a tararearla. Ya, a estas alturas, el reino de Marruecos no terminaba de sorprenderme. Y es que uno no termina de admirar su comida, su música y su belleza circundante. Tanto, que ni siquiera me acordaba que, en un primer momento en Rabat, yo había pretendido desconocer las normas de la autoridad.

Habilidades

, , , , , ,

Publicado el

29 julio, 2022

14 Comentarios

  1. Ana

    Cómo siempre, un placer leer tus crónicas de viaje ?

    Responder
    • Parricia Silva

      Nunca dejas de sorprenderme con tus excelentes crónicas turísticas. Esta vez, TAJINES/CUANDO LA COMIDA HACE LA FELICIDAD, me transportó a platos únicos, donde a través de tu magnífica pluma, llegué a sentir hasta el aroma de esa carne que, para cortarse, necesita solo el tenedor. Una maravilla la cultura marroquí, su riqueza arquítectónica y este viaje único. Gracias por acercar costumbres, anécdotas,paisajes e historia, estimada Carmen. FELICITACIONES

      Responder
      • Kena Martinez

        Qué ganas de probar todos esos platos tan bien descritos. Gracias Carmen. Cariños

        Responder
    • Andrea Cavada

      Carmen eres fantásticas para hacernos revivir situaciones , aromas ,risas , en fin !!… un agrado volver a vivirlos !!!!!

      Responder
  2. Isabel Margarita

    Hola Carmencita
    Qué fascinante todo lo qué escribes!! Uno de los lugares que añoro conocer es Marruecos; ojalá contaras por cuál agencia te llevó a todos esos lugares paradisíacos
    Saludos

    Responder
    • Carmen Schmitt

      Isabel Margarita, el sistema que ha funcionado por años es la planificación de viajes que realiza el Club de Lectores del diario el Mercurio. Específicamente Osama Badr, gerente general de Greenlandtours, dice que han ido mejorando la planificación a Portugal y Marruecos año tras año. Dale una mirada a los programas internacionales de «Viajes Club». El próximo sale el 22 de septiembre con regreso el 9 de octubre, y tiene un valor de un poco mas de $5.000.000 en habitación doble.

      Responder
      • Isabel Margarita

        Exelente !!
        Mil gracias por lo amable y gentil que eres! ??
        Abrazos para ti

        Responder
      • Marcela Godoy Divin

        Gracias Carmen por la entretenida crónica, el colorido fotográfico y… ¡la música!, con su gran poder de evocación. Dicen que recordar viene de re- cordaris que significa «volver a pasar por el corazón»… Y tú nos invitas a ese importante ejercicio.
        ???❤

        Responder
        • Judith Arango

          Que alegria que tiene su tajine para hacer deliciosas preparaciones! Xoxo

          Responder
  3. G. delfierro

    Carmen, gracias por el recuerdo de un plato unico, «Tajine». Lo prove de pollo y de cordero, no se cual fue mejor. Me dejaste con la bala pasada, dices que conseguiste la receta del Tajine pero no la compartiste con nosotros, Como siempre gozo xon lo que presentas y muchos de ellos me trae recuerdos de lugares que he visitado y que tal vez no volvere por ellos. Gracias una vez mas.

    Responder
    • Carmen Schmitt

      Gonzalo, me habría encantado compartir contigo la receta del «Tajine con pollo al limón», que fue un hit. Son embargo, en mi libro de Tajines en español, no sale…!!! Si, en el segmento de «Tajines de pollo», salen los de pollo con comino, de pollo con zanahorias, de pollo con garbanzos, de pollo con mantequilla clarificada, de pollo con peras, de pollo con manzanas confitadas y de pollo con champiñones. Por lo tanto, haz lo mismo que yo. Busquemos la receta en internet. O algo mucho mejor todavía, pidámosle la receta a la Embajadora de Marruecos en Santiago. Estoy segura que ella estaría feliz de enseñarnos esta delicia.

      Responder
  4. María Eliana Carafí

    Una vez más me has deleitado con tus escritos, Carmen, ahora del tipo culinario.
    Alabo tu versatilidad y escritura.
    Es un placer leerte en cada edición de Bendito Planeta. Felicitaciones!

    Responder
  5. Diego Schmitt

    Con las primeras fotos yo pensé que el tajín era una simple cazuela con una tapa de cono. Pero al ver que se preparan en la calle y que aparecen en carteles entonces parece que es mejor de lo que luce. Además en la foto del de pollo con limón el juguito se ve calentito.

    Tuvo suerte de haber encontrado algo interesante en algo bastante simple para recordar el viaje.

    Responder
  6. Magaly Venegas

    Carmen
    Una vez mas me asombras con la estupenda descripción de tus viajes que hasta el aroma al tajine de pollo al limón que cocinamos y comimos en un hotel en de Marrakech.
    Fantástico recordar esos momentos gracias a tus entretenidos e interesantes relatos de tus viajes.

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share This