RECORDANDO AFRICA | En retrospectiva

Contratado por Andrónico Lukic Abaroa para remodelar sus hoteles en Croacia, a Hugo Galleguillos le costó -de ahí a Africa- dar un solo paso.

 

TEXTO: Hugo Galleguillos

 

Desde muy jóven, me interesó conocer el abanico de posibilidades que un pasaje me ofrecía para conocer tierras lejanas. Ya como arquitecto y aventurero soñador, he conocido cientos de fascinantes lugares dentro de más de 60 países que he visitado. Pero, existió un continente completo que me atrajo. Esa sensación la viví al mirar el gran mapa de Africa.

 

 

Si bien de adolescente mi padre me instó a conocer el mundo, ya de adulto mi recorrido por Africa comenzó en Marruecos, tomando un tour de 12 días desde Madrid, motivado por el misterio de los muros que encierran viejas medinas, laberinto de calles estrechas repletas de gente curiosamente tapada hasta los pies, hombres de turbantes y mujeres arropadas que deambulan mostrando apenas sus expresivos ojos en público. Quedé cautivado por personajes -casi sacados de cuento- como encantadores de serpientes o coloridos vendedores de agua en Marrakech, donde alojamos bajo ls palmeras del gran hotel Mamounia, mítico y famoso por sus ilustres huéspedes, como el mismo Winston Churchill que solía colocar allí su atril en los frondosos jardines para pintar durante sus memorables largas vacaciones. Escuché los frecuentes llamados de oración por los minaretes del antiguo Fez con su Medina amurallada, donde me perdí varias veces entre sus calles con aroma a pan horneado que muchachos trasladan en grandes tablas de madera sobre sus cabezas, codo a coco con una multitud de turistas y lugareños circulando. Inolvidable la blancura de fachadas en un Tánger impecable, los palacios de Rabat con fuentes de azulejos en sus parques donde pasean caballos árabes del Rey, o raros mercados de trueque que aún existen entre alfombras, burros o sacos de harinas que intercambian unos a otros en morena armonía. El tiempo se me hizo corto entre desiertos y oásis de esta tierra morena de bellos palacios y fuentes de agua, donde por generaciones aún beben mujeres junto a sus niños, conservando así sin saberlo los bellos ritos y tradiciones de un país especial que jamás he olvidado.

 

 

En Egipto estuve una semana, invitado por dos amigos a quienes yo les serví de guía en una breve estadía que ellos realizaban por Europa. En agradecimiento, fuimos a El Cairo, ciudad que yo siempre había deseado visitar. Así descendí en el Egipto milenario, atraído por pirámides y camellos que me acercaron al secreto de la esfinge, echada por siglos sobre la arena y la historia, que aún puedo imaginar al cerrar mis ojos- como espejismo- a la bella Nefertiti, navegando en su barca sobre las aguas del Nilo, tal como el espectáculo de belleza, luz y sonido que ahora recrean de noche para los turistas.

 

 

Sin embargo, esperé pacientemente el momento mas adecuado para adentrarme en el corazón de Africa salvaje. Un viaje que realicé a través de Travel Security con ayuda de Teresa Rochefort, pariente de mi familia que en esa época trabajaba para esta agencia. Mi meta: subirme a un jeep y recorrer las planicies de la sabana. Una lujosa y completa travesía que pude financiar luego de cinco años de trabajo que realicé estando en Croacia, decorando como arquitecto los hoteles que me encargó Andrónico Luksic, luego de haberle remodelado interiormente el Hotel Carrera que le pertenecía, antes de pasar a ser el actual edificio del Ministerio de Relaciones Exteriores.

 

 

Y comencé por Sudáfrica, donde tuve la felicidad de despertar cada mañana frente a la inmensidad de sus paisajes, donde manadas de animales viven en libertad. Fascinado tras conocer Ciudad del Cabo, con su pasado arquitectónico holandés, sus granjas de vino y la unión de tres océanos, repletos de lobos marinos, focas, pingüinos, pelícanos en la punta del Cabo de Buena Esperanza, en contraste con Sun City, cuya fantasía fue inspirada en el cine, dando curso a sus casinos y hospedajes elegantes. Mi safari fotográfico de flora y fauna prosiguió por Kenya, Botswana, Zambia y Tanzania. Herencia de imágenes que hoy son mi mayor tesoro guardado, como el parque nacional de Serenguetti, el cráter de Gnogorongoro, el lago Manyara o los pastos fresco de Massai Mara que atraen a las mayores migraciones de animales. A la vez, imborrable mi estadía en el Parque Nacional de Amboseli, alojando a los pies del famoso Kilimanjaro, con su gran reserva animal contemplando esa montaña.

 

 

Imposible relatar en palabras todo lo que el alma recoge ante familias de leones, grupos de elefantes, cocodrilos e hipopótamos a orillas del río Zambeze, mientras se navega al atardecer. O en la quietud de la noche, oir el rugido de fellinos a kilómetros de distancia y el canto de aves en cada amanecer. Tengo claro que traje conmigo el afecto de los habitantes de sus tribus nómades, cuyos ritos permanecen todavía intactos. Y sé que de Africa regresé diferente. Este continente atrapa, tal vez por su pureza tan abierta que entrega a cada peregrino como yo, que partió con una mochila de ilusiones y trajo de vuelta un continente entero, metido en un baúl imaginario.

 

DONDE ALOJAR

 

 

Fuesen hoteles de lujo, lodges o campamentos en carpa, yo alojé en:

  • Johanesburgo: The Clift, ultra chic de la cadena Express Oriente.
  • Sun City: The Palace, hotel sede del concurso Miss Universo.
  • Catarata Victoria: The Royal Livingstone, elegante colonial inglés.
  • Bostwana: Chofe Safari Lodge, muy hermoso en el parque nacional.
  • Ciudad del Cabo: The Table Bay Hotel, el más refinado de la bahía.
  • Nairobi: Nairobi Serena Hotel, grande y muy fino estilo africano.
  • Lago Manyara: Lake Manyara Safari Lodge, de cabañas pintorescas.
  • Parque Serengueti: Serena Safari Lodge, sofisticadas rucas en alto.
  • Campo de Africa: Gibbs Farm, la muy exclusiva hacienda ecológica.
  • Cráter de Ngorongoro: Serena Safari Lodge, hecho entero en piedra.
  • Kilimanjaro: Amboseli Serena Safari Lodge, en plena reserva animal.
  • Massai Mara: Kichwa Tempo, regio campamento de seguras carpas.
  • Isla de Zanzíbar: Zanzibar Serena Hotel, algo magnífico junto al mar.

 

Habilidades

Publicado el

15 marzo, 2021

39 Comentarios

  1. Alicia Correa

    Que maravilloso relato, yo solo conozco Marrakech y Fez y es tal cual él los describe, con una magia, un misterio que cautivan. Aquí sentí el impulso para organizar, después de esta terrible pandemia, un viaje en familia al África profunda.

    Responder
    • Myriam Manzur

      Queridísimo Hugo: Ante todo, gracias por hacerme pasear por estos bellos lugares, que aún no conozco. Sólo un alma sensible, puede disfrutar de esa inmensidad, donde se respira y comparte con esas tribus que mencionas. El bagaje que transmites de cariño y modos de ver y vivir ,en este basto universo, donde despertar con el sonido de las distintas aves, conforman una bella orquesta. Siento que hay lugares ,donde uno se queda y lugares que «se quedan en uno». Me gusta mucho la exquisitez ,con que miras el mundo, pues lo experimenté cuando compartimos , en tu dpto. de Santiago. Gracias por todo el camino recorrido. Te quiero mil. Un abrazo muy especial, desde Argentina.

      Responder
  2. Hilda

    Un relato cautivante, tanto como el propio continente africano que describe.

    Responder
    • constanza

      maravillosos lugares, con olores cautivantes y colores increíbles. Visité algunos de los lugares que nombra y es una experiencia muy difícil de transmitir. Ver brillar los ojos de los felinos en la noche es electrizante.

      Responder
  3. Gregorio Schepeler

    Gracias por evocar un pedazo de Africa
    Un continente lleno de los mejores recuerdos

    Responder
  4. Mariana Meza

    Felicitaciones…. maravillosa descripción de África. Lugar que conozco a través de mis numerosos viajes como Agente de Viajes de Cocha, cargo que deje hace 1 año…. Hoy miro con nostalgia todo lo vivido y estoy disfrutando mis recuerdos….

    Responder
    • Nela María Celis

      Nela María Celis
      Un sueño leer los recuerdos de Hugo. Son tan reales que uno viaja con el. La mirada de su entorno lo magnifica, sacando a la luz lo que uno mira pero no ve.
      Gran escritor, exelente decorador y arquitecto.
      Gracias.

      Responder
  5. PATRICIA VIVIANA ESCALONA CACERES

    Una descripción muy vívida de lo que vivió Hugo. La expresión más gráfica es la que copio:

    «Este continente atrapa, tal vez por su pureza tan abierta que entrega a cada peregrino como yo, que partió con una mochila de ilusiones y trajo de vuelta un continente entero, metido en un baúl imaginario». La metáfora que usa es notable..

    Responder
  6. Patricio Reyes Budelovsky

    Desde mi infancia y con mayor fuerza en la juventud, soñaba con conocer África y también El Cairo. Muy joven leí un libro que guardaba mi padre en su biblioteca llamado El Nilo, y entonces mis anhelos se incrementaron, pero nunca tuve la oportunidad de viajar a esos lugares, que siempre han estado solo en sueños y en proyectos difíciles ya de concretar.
    Gracias Carmen una vez más por tu interesante aporte a Bendito Planeta a través de los relatos de este arquitecto chileno «trotamundo». Hoy me conformo con los documentales de NAT Geo Wild y Animal Planet, aparte de lecturas sabrosas sobre dichos lugares

    Responder
    • constanza

      nunca es tarde para concretar los sueños

      Responder
    • Magaly

      Gracias por traer a mi mente esa Africa de los animales en libertad, de los hipopotamos y elefantes en familia enseñando a su crias con una dulzura que emociona. Un baño de familia de elefantes es inolvidable
      Lindo y magico reportaje, digno de Africa

      Responder
    • Maria CeciliaAvalos

      Maravilloso !!!me hiciste adentrarme en esos paisajes de naturaleza pura , un gran disfute tu fascinante y entretenido relato que me llevo a evocar recuerdos y vivencias de un viaje a Egipto…nos queda tener la esperanza de poder seguir viajando a traves de tus
      impresiones en otras vueltas al planeta.Grande Hugo!

      Responder
  7. Gonzalo Redondo

    Hola Hugo, muy interesante tu relato de tu viaje a Africa luego de estar trabajando en Croacia.
    Creo que podrias continuar compartiendo con los lectores de BenditoPlaneta sobre tu experiencia por pais visitado en Africa y compararlos desde el punto de vista de un viajero como tu.

    Finalmente, tambien seria muy interesante leer sobre tu experiencia de trabajo en diseno interior como arquitecto en Croacia.

    Felicitaciones y continua escribiendo

    Responder
  8. JRISI TEFARIKIS

    HUGO GALLEGUILLOS, AMIGO DESDE MI JUVENTUD EN ANTOFAGASTA. TREMENDO ARQUITECTO Y DECORADOR, VIAJERO EMPEDERNIDO, QUE ADEMÁS ESCRIBE COMO LOS DIOSES PORQUE EL ES UN ARTISTA DE CAPA Y ESPADA. PUDO HABER SIDO ESCRITOR HUGO. O DEDICARSE A ESCRIBIR UN LIBRO SOBRE SUS VIAJES.
    UN PERSONAJE MARAVILLOSO QUE ILUMINÓ MI VIDA AÑOS HA CON SUS ENTRETENIDOS RELATOS Y SU MUNDO FANTASIOSO. ENTRETENIDO A MORIR, ERA EL MEJOR INVITADO DE LA FIESTA. CUANDO LO INVITABA A COMER A MI CASA CON OTRAS AMISTADES MI PEQUEÑO DEPARTAMENTO SE LLENABA DE LUCES, RISAS, Y ALEGRÍA CON SUS FASCINANTES RELATOS PORQUE EL VIAJÓ A MARRUECOS, POR EJEMPLO, CUANDO NADIE HABÍA PISADO ESE PAÍS.
    HUGO NO ERA DE MODAS. DE VIAJAR A ALGÚN LUGAR PORQUE ESTABA DE MODA SI NO PORQUE SU RICA IMAGINACIÓN Y GRAN CULTURA LO IMPULSABA A PARTIR….PROVENÍA DE UNA FAMILIA CULTA Y REFINADA QUE LO AYUDARON A ENRIQUECER SUS CONOCIMIENTOS DE OTRAS TIERRAS. FUE UN PRIVILEGIO SER AMIGA SUYA Y DE LOS SUYOS.

    Responder
  9. maria eliana christie

    fascinante relato!!! felicitaciones

    Responder
  10. G. Dlefierro

    Comparto con Hugo su apreciacion de Africa. Tengo la suerte de haber visitado todos los lugares que menciona. Creo que se podria haber expandido mas en ciertas areas. veo una bella foto de las cataratas de Victoria y no las menciona. Igualmente ahi esta el hotel Queen Victoria donde de han alojado Reyes miembros de distitas realesas del mundo y muchos actores de cine. En Cabo Sud Africa, La Mesa es muy importante y se supone que si el tiempo lo permite es impresindible subir y ver la ciudad desde ahi. Ahi hay otro hotel importantisimo, Mount Nelson Hotel y » 5 o’clock tea » es otra de las cosas obligadas. De ahi se visita «Cape of Good Hope» que representa el final de Africa. I gualmente menciona Egypto muy al pasar. Tiene tantas cosas que ver, las pyramides, las tumbas de los Faraones, El Nilo que en si solo es otra aventura.
    No consideres esto com critica, creo que tu idea fue mas decir la tranquilidad que se siente en ciertas partes de Africa y su belleza aunque actualmente no es tan pacifico com anos atras.Finalmente le sugeriria a Hugo hacer una relacion sobre Croacia, que tiene muy bellos parajes y si puede ampliarse a los Balcanes o como diria Ex-Yugoslavia.

    Responder
  11. Silvia Selowsky

    Sólo conocí Tetuán lugar que, en su maravilloso y sintético espectro de África no menciona Hugo Galleguillos. Era de los lugares más tradicionales y poco turísticos en aquellos tiempos y por ello, y porque tenía pocos días elegí visitarlo desde España.
    Quise ir a los lugares verdaderamente primitivos y del origen. Mientras me encontraba paseando por las callejuelas angostas de piedra donde me ofrecían té de menta con azúcar quemada que aún recuerdo, estaba fascinada por las construcciones, las mezquitas, las tiendas de artesanía en metal y vidrio, los ropajes, joyas y bellezas tan diferentes y desconocidas en esa época de lo chileno. Me llamó la atención las pocas mujeres que transitaban por las calles. Fue un interesantísimo portal de entrada a África que estoy muy motivada por completar.

    Responder
  12. Eduardo Dib

    Extraordinario relato. He compartido algunas de tus experiencias y concuerdo, al igual que lo hacen mis hijos, que no hay viaje tan impactante y maravilloso como los que se hacen por Africa.
    Agradezco a Carmen Schmitt la oportunidad de leerte y de saludarte desde nuestra Viña del Mar, donde recuerdo de un pasado lejano a dos incipientes arquitectos, junto a Alex Droppelman como lideraban la decoracion local.
    un abrazo y un reconocimiento afectuoso

    Responder
  13. Veronica Avalos

    Querido Gu, como te quiero, no sabes cuanto, tengo el enorme orgullo de conocerte y de siempre admirarte por tu forma de vivir tu vida. Eres libre y siempre lo serás, mi familia que te conoce poco pero que llego a quererte, sin que yo interviniera para nada, y es que los conquistaste, con tu simpatía, cultura y ese gran talento para contar tus historias con una magistral manera de plasmar tus lindas experiencias. He visto tu reportaje, más que precioso, con lágrimas de orgullo por ser tu amiga. Te quiero mucho NINI

    Responder
  14. Vero

    Espero que este mensaje te llegue

    Responder
  15. Iván Loayza

    Gran relato de un soñador que nos regala un vuelo diferente sobre la geografía de África, sin necesidad de mencionar los mil lugares que seguramente conoció en dicho continente tan especial y no al modo tradicional de un simple agente de viajes que sólo recomendaría lo que hay que ver.
    Un privilegio para esta revista que un colaborador como el arquitecto Galleguillos, logre con sus palabras y emociones transformar el planeta en algo bendito.

    Responder
    • Lydia Cosmelli B

      Me encanto este reportaje de Africa ,que me hizo viajar a lugares que nunca Pense conocer y gracias a la descripcion del entrevistado me dieron ganas de agarrar mi Maleta y partir para alla Todo lo que el dice no necesita mas ,porque de lo Bueno poco

      Responder
  16. Rosa María Pinto Egusquiza

    Maravillosa descripción de un viaje soñado!!! Magnífica recreación de una experiencia sublime y relatada con talento , que nos ha permitido realizar el recorrido que hizo nuestro querido amigo Hugo César y disfrutar la belleza de ese continente mágico!!! Felicitaciones por tan extraordinario articulo!!

    Responder
  17. María del Carmen Fuentes

    Estupendo relato, describe tal cual los vividos en mi último viaje, dan muchas ganas de volver.
    Felicitaciones

    Responder
  18. Marcela Corvalan Letelier

    Hugo, maravilloso tu relato, la verdad es que fue revivir lugares maravillosos y dificil de olvidar.
    He tenido la maravillosa oportunidad de conocer algunos de estos. Te reitero me hiciste revivir, lugares, aromas y maravillosos recuerdos ese es el valor que doy a tu relato, mas que lo importante del Hotel donde te hayas hospedado, pues hay muchos de diferentes categorias, en cada una de esas ciudades.

    Te felicito.

    Gracias

    Responder
  19. Renato Mendoza Basaure

    Que excelente relato Hugo, gran amigo y compañero de Colegio, dan gana de conocerlo todo, como siempre tu excelencia brota de la mano de la pluma con una escritura amena.

    Responder
  20. Valentina Gutiérrez

    Que excelente reportaje acerca del GRAN Hugo Galleguillos, tuve el privilegio de conocerlo cuando trabaje en el àrea Comercial de Hotel Carrera, que además, fue el mejor Hotel de Chile, un Hotel maravilloso con gente muy profesional y generosa.

    Hugo nos deleitaba con las historias de sus miles de viajes y anécdotas, con un entretenido relato, que nos tenía totalmente embelesados escuchando.

    Decoró el Hotel con su gusto exquisito y refinado, lo cual fue halagado siempre por nuestros importantes y refinados huéspedes de esa época.

    Donde quiera que estés Hugo te mando un abrazo gigante, muchas bendiciones para tí y que bueno que hayan realizado este reportaje.

    Responder
  21. Rosario Seijas

    Carmen, imperdible tu «Bendito Planeta» y en este tiempo tan crudo, reconectarnos con la magia de las experiencias de viajes es algo que agradezco. Como agente de viajes, en Cocha, estamos con toda la fe y esperanza de volver a tener la libertad de salir a descubrir rincones.

    Hugo, gracias por compartir tus vivencias, un privilegio atesorado. Revivir con tu relato lugares caminados, descubriendo la esencia y el alma de su gente, su naturaleza, su biodiversidad es algo que llega. Felicitaciones.
    c
    Veo a Pato Reyes, con su sueño….. nunca dejes de soñar y decretar que se cumpla. Gracias a todos-

    Responder
  22. Javier Pérez

    Que maravillosa experiencia y generoso de su parte compartir esa aventura cargada de aprendizajes en términos culturales, medio ambiente, flora y fauna ,

    Sin duda aquellos espacios que visitamos y nos deleitan , son recuerdos que se llevan en el corazón y no tengo dudas que ahí se atesoran.

    Hemos sido testigo de aquel viaje y de muchos otros también, porque siempre se acordó de cada uno, con detalles cargados de cariño y dedicación.

    Responder
  23. Jorge Eduardo Varela

    He tenido el tremendo agrado de leer este artículo de mi amigo y compañero del glorioso Colegio San Luis de Antofagasta Hugo Galleguillos Orchard, gran arquitecto formado en la Universidad Católica dé Valparaíso, alma mater que nos cobijara en disciplinas distintas, pero convergentes.
    Hugo, un hombre talentoso e inquieto, tiene conciencia que su paso por este planeta no ha sido en vano.
    Su vida es un reflejo de sus viajes, de sus obras y de sus afanes en busca de lo bello y lo sublime.
    Su relato ha tenido la virtud de transportarnos a tierras lejanas donde el hombre nacido en ellas ha crecido sintiendo que aunque la cultura y la geografía nos separen, nos une el mismo espíritu de trascendencia, tan propio de la humanidad que compartimos.
    Ha sido un deleite. Felicitaciones.

    Responder
  24. Maria Felixis Vargas Donoso

    Luminosa experiencia sumergirnos en este recorrido de Hugo Galleguillos por distintos lugares. No solamente por la novedad del descubrimiento de otros mundos , sino también, nos hace entrar en ese juego, a veces olvidado, de la conjunción de la mirada y la palabra. Surge, así, en nosotros toda una fuerza evocativa que nos vuelve a reencantar con la magia de los viajes…

    Responder
  25. Hernan Cornejo Rocabado

    CONFIESO QUE YA HE VUELTO A LEER VARIAS VECES ESTA MAGNIFICA RETROSPECTIVA DE VIAJES AL AFRICA DEL ARTICULO RECIENTEMENTE PUBLICADO DE ESTE ARQUITECTO, VERDADERO POETA DE LA MIRADA, QUE NOS DELEITA DE MANERA MUY DISTINTA A UN TURISTA HABITUAL POR SU CALIDAD DE GRAN TROTAMUNDOS DE LUGARES REMOTOS, UN REGALO QUE ENTREGA AL VER Y ESCUCHAR LA BELLEZA DE CADA LUGAR VISITADO, ABRIENDO SU MUNDO INTERIOR DE FANTASÍA AL RELATARLO

    Responder
  26. María Eliana Carafí

    Querido Hugo, amigo de tantos años, con tantos buenos recuerdos compartidos, te felicito por tu poético y magistral relato sobre éste , para mi, apasionante continente.
    La magia de tu descripción trajo a mi memoria esas noches de luna, recorriendo la sabana para avistar leones, admirar la fuerza y rapidez del cheeta, el misterio del aire aromático y caliente que envuelve nuestros sentidos y nos empuja a evocar una apacible travesía por el Nilo o la gloriosa época de los faraones y las pirámides.
    Gracias, Hugo por recordarme esos viajes tan ansiados y luego hechos realidad y que a veces permanecen en estado de letargo. Trajiste a mi memoria esa época de aventureros cuarentones que gozamos visitando este mosaico de colores, aromas y vibrantes sensaciones que es África.
    Gracias, Carmen, por Bendito Planeta, espejo de nuestro planeta narrado desde el corazón.

    Responder
  27. Carmen Denby

    Dear Carmen,

    Once again you delight us with another wonderful treat!

    Week after week this site becomes a must read.

    Fabulous writing from Hugo G ,earlier from Jrisi and so many wonderful articles every time.

    Thank You….

    Responder
  28. Mónica Robles

    Mi querido Hugo , te felicito por tu texto magnífico , es tan bello lo que describes que pude
    viajar a todos esos países como nunca me había pasado . Conozco Europa y América pero
    nunca África y con este reportaje es un sueño hecho realidad , ir junto a ti fue impactante a
    medida que ibas contando tu historia de vida . Eres muy grande , gracias por ser tu amiga y
    haberme hecho conocer África .

    Responder
  29. Steven Lorimer

    Hugo,
    I so thoroughly enjoyed this brief presentation of some of the wonders of Africa, evoking memories of my time there.
    Although my travels weren’t as extensive as yours seem to be, I experienced much of the sights, smells and magnificence that Africa hits you with. I remember baboons casually hitching a lift on my car, jumping on the bonnet and then a couple of kilometers down the road jumping off again.
    Thanks for this opportunity to reminisce on Africa and also to connect to you, my good friend.

    Responder
  30. Miguel Andrade Pedreros

    Hugo : Acabo de leer tu reportaje, lo encontré genial, la redacción me encantó, cautiva a cualquiera, lo sentí como un cabro joven lleno de ilusiones que abre y muestra su tesoro intacto en ese baúl llamado recuerdos. Te felicito por la simpleza de contar tus cosas que atraen a cualquiera que se tope con esa linda entrevista. Excelentes fotografías de apoyo, te felicito.

    Responder
  31. Marianela Eugenia Dubo Rubina

    Que talento para escribir , Hugo no me sorprende pues se nota su brillantez al conocerlo, me habría encantado participar de esas tertulias en Antofagasta y Valparaíso , donde El era pura Luz y estrellas.
    La fotografía mágica , me quedo con esa madre Rinoceronte y su pequeño hijito.
    Un gran abrazo
    Marianela Dubo Rubina

    Responder
  32. Sebastian Reyes

    Que maravilloso viaje describes, recuerdo cuando en tu casa vimos todas las fotos, libros y libros que tienes guardados con todos los recuerdos ordenados cronológicamente, como dices tu, «el viaje de mi vida».

    La narración es poética,
    Un Lujo

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This