LEGOLAND | Más que un parque para chicos

No solo en Navidad, un juguete Lego ha cautivado a un público infantil por casi ya un siglo. Las posibilidades de construir un mundo en miniatura, impulsadas por un conglomerado internacional multimillonario que solo el 2019 obtuvo ganancias por $6.2 mil millones de dólares, se puede admirar en sus numerosos parques de diversión -como Legoland, en Orlando- que más que a niños, arroba hasta a los «jóvenes de corazón».

 

 

La historia es como un cuento de hadas. Casi de Hans Christian Andersen, en Dinamarca, donde un humilde carpintero -Ole Kirk Kristiansen- inició  en los años ´20 una compañía de juguetes, cuya producción debió reducir tras la depresión de los´30, pero que en los ´60 sofisticó, patentando tubos dentro de un pequeño ladrillo para que las piezas de agarraran entre sí. Con este sistema pudieron realizarse más de 950 millones de combinaciones distintas, algo sin precedentes en una compañía de juguetes. Hasta que el 2000, convirtió a su pequeño ladrillo de plástico en un imperio que le permitió a los niños del mundo soñar con construir su propio futuro,

 

 

Toda una empresa familiar, fue Godtfred Khristensen -hijo de Ole- quien tomaría el control de una compañía que marcó a su descendencia. Y sería Kjeld Kirk – hijo de Godtfred y nieto de Ole- quien revolucionaría el sistema al introducir la famosa minifigura, que hoy suma más de 4 millones de piezas Lego en todo el planeta. Juguetes que han perdurado por generaciones y que ha sido pasión de coleccionistas porque el sistema permaneció inamovible. Un nieto puede jugar con la misma figura que fascinó a su abuelo, ya que las piezas encajan perfecto en cualquiera sea el lugar del mundo en que se encuentren. Los diseñadores concuerdan que las líneas Lego más provocadoras han sido la serie espacial y la de los castillos. Algo que pareciera tan simple, ya que a partir de un simple ladrillo se puede construir tanto la “Casa de la cascada”, de Frank Lloyd Wright, como el Burj Khalifa de Dubai, el Golden Gate de San Francisco o el Coliseo romano.

 

 

 

Si bien todos creíamos que un Lego era solo para niños, este 2020 la empresa danesa sorprendió a los no tan jóvenes, lanzando al mercado Lego Art, una nueva serie con más de 3.000 piezas por set. Las figuras elegidas: Marilyn Monroe (de Andy Warhol), Star Wars (de The Sith), Iron Man (de Marvel Studios) y el famoso conjunto musical británico The Beatles, con cuyas piezas es posible armar mosaicos que cualquier persona puede lucir hasta «en los muros de su oficina», según publicita el conglomerado en su página web.

 

 

Si todo fue bien para Lego en su misión de inspirar a los constructores del mañana (porque nada parecía ilimitado en el mundo real), un traspié fue la construcción de armas de guerra. En el verano pasado, la compañía lanzó un set de V-22 Osprey -aeronave militar polivalente, fabricado por la Boeing y Bell Helicopter Textron– solo usado por fuerzas militares estadonidenses y japonesas. El grupo pacifista alemán United War Resisters protestó, aduciendo que estas aeronaves estaban involucradas en conflictos de guerra actuales como en Afghanistan, Iraq, Mali, Yemen y Siria. De inmediato, Lego los retiró de su inventario. Sin embargo unos pocos, ya en tiendas, fueron adquiridos por coleccionistas e imitadores. Por internet, un producto que solo costaba US$120 llegó a publicitarse en mil dólares. Imposibilitada de evitar que fanáticos los imitaran, la compañía ha declarado que no avala productos que se utilicen con fines militares. Su foco: crear juguetes que preparen a un niño para la vida, estimulando su imaginación y desarrollando la felicidad de crear, que es la fuerza que mueve al ser humano.

 

 

Reconozco que yo no podría armar ni un solo lego. Me bastó sorprenderme del progreso visible en Legoland, de Orlando, el primero de los grandes parques temáticos en Florida Central que en junio pasado comenzó a recibir visitas tras el cierre de cuatro meses por la pandemia. Probablemente por primera vez -en la historia de Legoland, Florida- este parque fue más popular que Walt Disney World, su vecino y el más famoso complejo de los parques temáticos existentes.

 

 

En la foto junto a Judith, contemplando a tanto turista que circula impactado por lo que ve, dentro de este diminuto planeta que busca ser más compasivo, amable y humano.

 

 

Habilidades

Publicado el

22 diciembre, 2020

5 Comentarios

  1. Diego Schmitt

    Es impresionante como algo tan simple a lo largo de los años pudo generar obras que pueden recrear pueblos enteros. Además el inmenso aporte a la creatividad se ha mantenido y todavía sigue inspirando nuevas generaciones.

    Me pregunto cómo se hará la mantención de esos monumentos. ¿Los desarman en partes y los guardan en cajas? Jajajajajajaja.

    Aunque lo que encuentro más increíble es la cantidad de marcas y franquicias a las que está asociada Lego como Star Wars, Marvel, DC y muchas otras películas. En verdad la empresa logró llevar muy bien este negocio.

    Responder
  2. luz pacheco

    Que maraviloso pues no solo exige habilidades y manejo de la motricidad y el espacio sino de la creatividad y las mas de las veces del trabajo colaborativo ,en que cada uno se hace cargo de una construccion la cual debe ir asociada a otros espacios
    Gracias y maravilloso «reportaje»

    Responder
  3. Alfredo Alliende

    Hola Carmen, no sabes lo que me gustaría tener unos 70 años menos para gozar de este parque, sin la vergüenza que me daría hacerlo a esta edad.

    Un abrazo para ti y familia

    Responder
    • Carmen Schmitt

      Jajajaja… Qué me haces reir, Alfredo.
      Solo decirte que existen arquitectos que en sus casas conservan colecciones de edificios memorables, todos construidos en base a legos.
      Para entrevistarlos, ¿cierto?
      Un abrazo para ti.

      Responder
  4. Judith Arango

    Un lugar que amerita incluir en el itenerario de viaje! tanto para grandes y chicos.
    Lindo recuerdo.

    Responder

Dejar un comentario para Diego Schmitt Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This