& BEYOND VIRA VIRA | Un pedazo de cielo en tierra chilena

La hermosa elección de un pareja que quiso celebrar en tierra mapuche sus bodas de oro.

 

Texto: María Eliana Carafí

 

Para quienes no la conozcan, María Eliana Carafí es una mujer multifacética. Estudió en el Santiago College, reconocido colegio laico. Sin embargo, es una persona de fe y católica practicante. Quiso estudiar periodismo y optó por la Universidad de Chile. Pero, lo hizo contra la voluntad de su padre, quien le rogaba que estudiara en la Católica. Se tituló, pero trabajó poco tiempo en periodismo. A su estilo, creó otro espacio en comunicaciones. Durante años, sin faltar ni una semana, grabó audiolibros para hacer feliz a quienes no pueden ver. Dado que su trabajo fue siempre silencioso, no pudo creer cuando Canal 13 de Televisión la premió en un programa especial, destacando su historia y su bondad. Casada con Eugenio Martínez, relata aquí -en primera persona- su vivencia al celebrar en & Beyond  Vira Vira sus 50 años de matrimonio.

 

 

“Se acercaba nuestro aniversario y nuestro plan de celebrarlo con un  viaje familiar al extranjero fracasó, debido al estallido de violencia en octubre pasado. Optamos entonces por celebrarlo solos en algún lugar de Chile que no conociéramos. Nuestra nuera Pilar, de Anandi Travel Boutique, nos hizo tres sugerencias y optamos por el excepcional & Beyond  Vira Vira -perteneciente a una empresa sudafricana de hoteles- que posee una moderna casa de huéspedes, construida en una hacienda de 22 hectáreas en el corazón de la Araucanía, tierra del pueblo mapuche. Ubicada a 10 kms de Pucón, a 15 del volcán Villarrica y del lago Caburgua, y a 125 del aeropuerto de Maquehue (en Temuco), Vira Vira resultó ser una caja de sorpresas para celebrar nuestras bodas de oro.

 

 

Inmerso en un parque impactante con lagunas naturales, ríos y vistas del volcán Villarrica espectaculares, este lodge cuenta con seis suites construidas en madera de lenga,  y villas con capacidad para 46 personas, todas decoradas con un excelente gusto. Los materiales y accesorios escogidos, típicos de la región -además de  elementos contemporáneos exclusivos- otorgan un carácter cálido y acogedor al pasajero. Ostenta una estupenda iluminación natural, fruto de amplios ventanales que incorporan al turista a la naturaleza. La laguna con cisnes de cuello negro que se pasean con absoluta comodidad, desplegando su hermosura frente al comedor, contagian su paz a los comensales. La propiedad incluye una granja moderna, una huerta orgánica y la impecable fábrica de quesos para uso exclusivo de los pasajeros. Además de una casona para grupos familiares, ofrece un sinfín de entretenciones y panoramas, incluido un helicóptero para efectuar diversos vuelos, uno de ellos para sobrevolar las famosas Termas Geométricas en la región.

 

 

Nuestro viaje fue programado para cuatro días, llegando un jueves y saliendo el lunes siguiente por la mañana. Nos esperaba en el aeropuerto Nicolás, un joven guía, tremendamente cálido y simpático, quien hizo que nuestro recorrido de casi dos horas fuera muy entretenido e instructivo. Rápidamente entramos en confianza y la conversación fluyó espontáneamente. Al llegar al lodge, nos esperaban con un delicioso vaso de agua de hierbas Vira Vira (flor de la vida en mapudungún) y unas toallas húmedas para entrar dignamente. “Partimos estupendo”, pensamos con Eugenio, por lo que dejamos nuestras pertenencias en la regia, amplia y cómoda suite que habíamos reservado, y nos dirigimos al comedor.

 

 

Inmediatamente nos sumergimos en el entorno del lugar, donde la naturaleza  atrapa y envuelve al visitante de una reparadora paz. Y vino entonces otra sorpresa: el tipo de comida. Sabrosos  platos, decorados artísticamente con flores, todas comestibles y que invitaron a ser degustadas. Delicadas preparaciones, en la medida justa para no quedar abotagados: otra  cualidad  del chef. Después de almuerzo, y previo acuerdo con Nicolás, nos juntamos para planear nuestra estadía, según nuestros deseos y gustos. Como matrimonio de la tercera edad, fuimos obviamente desechando trekkings, alpinismo, caminatas demasiado largas y delineamos un plan acorde a nuestras posibilidades. Es así como el primer día hicimos un recorrido por los alrededores del hotel, visitando la huerta orgánica y la quesería, donde degustamos deliciosos quesos elaborados por su propio personal.  Las instalaciones son de primera calidad, y fue un agrado escuchar las explicaciones sobre la confección y maduración de las innumerables variedades de quesos ofrecidos, con una cata que fue especialmente sabrosa. Esa noche, cenamos convencidos de que nuestra estadía nos brindaría la tranquilidad que buscábamos

 

 

Al día siguiente, acompañados de Nicolás y  después de un delicioso desayuno, iniciamos en la Toyota 4×4, fiel compañera de cuatro días, un inolvidable paseo hacia el Parque Nacional Villarrica, vecino al complejo fronterizo Mamuil (Argentina). Nos internamos en un bosque de araucarias en la zona de Puesco, recorrido de hora y media, que nos permitió ver pájaros carpinteros, admirar troncos añosos, conocer distintos tipos de araucarias, conversar y también escuchar el sonido del silencio interrumpido solamente por nuestras propias pisadas. Cuando ya comenzábamos a tener apetito, Nicolás nos invitó a un picnic ¡fantásticamente organizado bajo las araucarias…..! Ese día era nuestro real aniversario de matrimonio y a lo largo del día fuimos recordando los momentos que habíamos vivido, previo a la ceremonia religiosa hace cincuenta años. Durante el viaje de regreso  hicimos una visita a Juanita Becerra, en Curarrehue (camino  a Panguipulli), famosa por sus telares, de gran simpatía y sencillez, quien además gentilmente nos mostró la inmensa variedad de plantas y flores que mantiene en su jardín.

 

 

Una vez llegados al lodge, nos ofrecieron un hot tub a las seis de la tarde para reponernos del recorrido del día, a lo que accedimos encantados. Fue inolvidable ese momento para nosotros dos solos, pero acompañados del susurro del rio Liucura, que corre plácido por el lugar, y de un delicioso espumante que nos habían dejado junto a dos reposeras y suaves batas de toallas. Al atardecer, bajamos a la laguna para admirar el paseo de los cisnes y alternar con pasajeros y personal del hotel. Recordamos especialmente a Marian, gerente de marketing, y a Paula, gerente de operaciones del hotel, con quienes conversamos animadamente, para luego continuar degustando las delicias culinarias de la cena.

 

 

 

Nuestro programa del tercer día consistió en bordear el río Palguín para llegar a las cascadas La China y El León durante la mañana, y en la tarde realizar un floating en balsa por el rio Liucura, acompañados de Nicolás y de una joven deportista que cuidó de nuestra seguridad. La belleza de esa travesía la mantenemos aún en nuestras pupilas, admirando embelesados  la majestuosa belleza del volcán Villarrica que nos acompañó en todo momento. Mención especial hacemos del clima perfecto que nos acompañó  para disfrutar aún más estos días y del apetitoso picnic que nos prepararon en un alto del recorrido. Esa tarde le recordé a Paula sobre nuestra solicitud al hacer las reservas: que del hotel nos trasladaran a la misa del domingo 8 de diciembre y lograr que el sacerdote -que oficiaría la Eucaristía- nos regalara una bendición al final de la ceremonia. Paula muy gentilmente me comentó que estaban haciendo las gestiones y más tarde ese mismo día nos confirmó que al día siguiente nos llevarían a las cinco de la tarde a Pucón para asistir a misa y recibir la bendición.  Quedamos felices y agradecidos.

 

 

Al día siguiente en la mañana, visitamos en la reserva indígena, de 2.200 hectáreas, a la comunidad  “Manuel Guaiquivil”, que reúne a 600 personas –180 familias– donde la señora Rosario es presidente de la Junta de Vecinos. Visitamos su ruca en la localidad de Quelhue, camino a Pucón, donde conocimos las tradiciones y ritos del pueblo mapuche, además de haber tenido la oportunidad de esquilar por primera vez a un paciente y resignado cordero. Al almuerzo recuerdo haber degustado en el lodge un original y exquisito cedrón sour, que he tratado inútilmente de repetir ya en Santiago.

 

 

A las  cinco de la tarde bajamos a tomar el Toyota que nos llevaría a la iglesia. Pero, nos encontramos con que con mucha habilidad nos fueron “engañando” y llevando – caminando- hacia un frondoso sauce, aduciendo que nos tenían un rito especial antes de partir. Cuál no sería nuestra sorpresa cuando, detrás del ancho tronco del sauce, fue apareciendo el personal del hotel, liderado por Greg, el agradable, alegre y eficiente gerente  general, quien, al son de la marcha nupcial, ¡¡¡me hizo entrega de un precioso ramo confeccionado con flores locales!!!!!!! Emocionados, con Eugenio nos miráramos impactados del cariño y alegría de los presentes. Más aún cuando nos percatamos que un sacerdote era parte del grupo, ahí nuestra emoción se desbordó. Un improvisado altar, adornado con mantas mapuches completó el escenario.Recuerdo especialmente cuando el sacerdote se dirigió a nosotros y destacó que celebrábamos nuestro  aniversario en una catedral especial, debajo de un sauce junto al río, una catedral hecha por el Creador de la naturaleza. Al final de la ceremonia, escuchamos el Ave María, de Haendel, bailamos el tradicional vals de los novios y a continuación el hotel nos sorprendió con un cóctel para toda la concurrencia. Todavía nos emocionamos al recordar este momento, irrepetible en nuestras vidas. Si lo hubiéramos planeado, no habría resultado tan perfecto. Esa noche bajamos a cenar y, al dirigirnos al comedor, nos informan que teníamos otra sorpresa: nos habían organizado una comida “para dos” en el invernadero, con música a nuestra elección ( elegimos Manzanero y Sinatra), y  recibimos dos regalos: una foto nuestra enmarcada con felicitaciones por nuestro 50 aniversario y un echarpe para mí, de  color calipso, el color con que yo estaba vestida cuando nos conocimos con Eugenio. Nuestra felicidad era absoluta. Han pasado casi dos meses de este acontecimiento, que permanecerá para siempre en nuestro corazón.  La magnífica atención, el cariño desinteresado y la calidez del personal de Vira Vira no pueden dejar de ser destacados. Nuestra intención es realzar estos detalles que hacen la diferencia en el desarrollo del turismo nacional. Un orgullo para Chile».

Aquí, un antes y un después…

 

 

 

Habilidades

, ,

Publicado el

19 enero, 2020

27 Comentarios

  1. Diego Schmitt

    Que bonita experiencia. Era lógico que se iba a mencionar las bellezas naturales del sur. Los cisnes de cuello y el volcán Villarica al fondo son hermosos. Pero no me esperaba ese final. Esa ceremonia y esa hospitalidad en verdad fueron gestos muy considerados y generosos.

    Responder
  2. Diego Schmitt

    Por cierto: ¿el título está bien? Creí que el símbolo «&» estaba de más, pero también lo veo entre medio del artículo cuando mencionan el lugar.

    Responder
  3. Sylvia Behnke

    Que deliciosa y romántica experiencia. Y muy bien relatada. La disfruté. Muchas gracias por compartirla.

    Responder
  4. Gonzalo Greene M.

    Una buena forma de celebrar medio siglo de matrimonio, felicitaciones especiales a la pareja por llevar tantos años juntos.
    El lugar de una belleza inolvidable y se nota una atención muy especial del lodge a sus visitantes.

    Responder
  5. Xrisi Athena Tefarikis

    La narración de nuestra querida María Elena Carafi , compañera de mi prima Despina Tefarikis Malleros (q.e.pd) y muy admirada por ex alumnas y tantas personas que saben de la labor gigantesca de esta gran mujer que ha logrado que los “ no videntes” puedan leer: algo que nos inculcó nuestro querido SC que no era un colegio de niñas cuicas y superficiales si no que muchas de ellas , anónimamente ayudaron silenciosamente a personas e instituciones como María Elena Carafi.
    Mucho me alegra que la vida le brinde lo que ella merecidamente disfrutó en sus bodas de oro.

    Responder
  6. Milicent Joan Macowan

    Queridas María Eliana y Carmen: Demasiado emocionada con el bello relato de la celebración de las bodas de oro de esta pareja que mantiene el amor, el romanticismo, que gozan de la naturaleza, que aprecian los gestos generosos de los demás y que saben repartir cariño, que no tengo mas palabras que decirles VIVA EL AMOR Y SIGAN SIENDO TAN FELICES POR MUCHOS AÑOS !!!!!!!
    María Eliana, les debo el abrazo muy apretado, con mucho cariño, de Milicent.

    Carmen, gracias por sorprendernos siempre con tus blogs maravillosos, hermosos y tan humanos como éste.

    Responder
  7. María Eliana Carafí

    Xrisi y Milicent, especial agradecimiento para cada una de ustedes….su cariño ha calado hondo en mi……algún día nos abrazaremos las tres…..junto a Carmen!!!!!!

    Responder
  8. Margarita Díaz E.

    Maravilloso aniversario, los felicito

    Responder
  9. Eleonora Godoy Divin

    Qué maravilla!
    te recuerdo lejanamente en tu matrimonio prima y ahora te encuentro 50 anos después fantástico celebrando tu union…en un paisaje mágico ( lugar que a mi me gusta especialmente de Chile…) en una suite extraordinaria para dos…enamorados!
    qué estabilidad amorosa y celebración Sagrada! Un milagro en estos tiempos!!…
    Un agrado encontrarte tan feliz y realizada !
    Felicitaciones M Eliana!

    Responder
    • Maria Eliana Carafi

      Eleonora, que sorpresa, querida prima….. muchas gracias por tus palabras y cariño….. toda una vida sin saber una de otra y ahora nos encontramos…… otro regalo que recibo…. te mando un gran beso….

      Responder
      • Eleonora Godoy Divin

        y otro para ti, gracias a este estupendo espacio creado por Carmen,

        Bendito Planeta!!

        Responder
  10. María Angélica Torrres

    Espectaculaaaaarrr
    No voy esperar a los 50 años
    Demasiado bueno

    Un beso

    Responder
  11. Cecilia Montero

    Carmen!
    Yo estoy muy cerca de Vira vira. Mi casa bordea el hermoso río Liucura. Ese lodge los creo una pareja de suizos, jóvenes con un concepto muy desarrollado de sustentabilidad. Nosotros quisimos ir a almorzar
    pero … era carísimo! Bonito reportaje
    Besos
    Ceci

    Responder
    • Carmen Schmitt

      Cecilia querida, muchas gracias por tus comentarios. Para nosotros es muy importante enriquecer todo el conocimiento de nuestros reportajes.

      Responder
  12. Carolina Reich Carafí

    Maravillosos e inolvidables momentos para celebrar sus 50 años de matrimonio!!!
    Michas felicidades tía M. Eliana y tío Eugenio!!
    El relato invita a conocer y vivir parte de nuestra naturaleza y cultura entre aventuras, excelente atención e infraestructura!!
    Cariños
    Carolina

    Responder
  13. Plinio Guglielmetti y Nelly Arriagada

    Mariliana, gracias por compartir esta verdadera caja de sorpresas! Que lugar más hermoso para celebrar tan importante fecha…Senti como si hubiese estado compartiendo la celebración gracias a la excelente descripción de tan buena escritora.
    Aprovecho para desearles muchas felicidades y que se vayan repitiendo esas celebraciones por muchos años más.

    Responder
  14. Luz María Correa

    Gracias, Carmen!! Maravilloso relato y fotos!!
    Luz María Correa

    Responder
  15. Constanza Aguirre

    MEliana y Eugenio, gracias por compartir tan bonita vivencia. Felicitaciones por esos 50 años!!😘

    Responder
  16. Mariela Sepulveda

    María Eliana y Peladito una pareja exepcional, viajamos juntos a Guatemala y fué un agrado
    En el relato se refleja tal cual es ella.Que lugar más bello….

    Responder
  17. Manuel y Ximena

    Fantástica celebración de 50 años de matrimonio queridos consuegros, gracias por compartir con nosotros esta inolvidable experiencia.
    Carmen y Maria Eliana, un relato periodístico que traslada a vivencias y lugares con gran realismo

    Responder
  18. Eleonora Godoy Divin

    Queridas Carmen y M. Eliana, haciendo articulo sobre Arquitectura y Ecología en mi blog Elgodiv Servicios, me permití integrar un extracto-testimonio de M. Eliana sobre Hotel Vira-Vira (que me pareció estupendo..) con algunas imágenes. (El texto lo traduje al francés).
    Actualmente en construcción, por favor, necesito su aprobación para integrarlo definitivamente como parte del conjunto.
    Espero sus noticias y de antemano, infinitas gracias por la inspiración!

    Responder
    • Carmen Schmitt

      Querida Eleonora, tremendo honor el que nos haces. María Eliana, feliz que su experiencia en Vira Vira trascienda fronteras. Y qué decir para los propietarios del hotel que -nada menos que en Bélgica- se conozca la maravilla que ellos han creado en Chile. Mi admiración por tu pensamiento integrador.

      Responder
      • eleonora Godoy Divin

        El honor es mio que por fin retomo el tema de la arquitectura pero unida a la ecologia y…donde qué me iba a imaginar que una prima increible, junto a tu precioso espacio, iban a darme nuevamente el impetu con un lugar de Chile que adoro!!

        Qué alegria mostrar además a un Chile que reinvindica tantas cosas para el mundo gracias a la unidad con uds!

        Je vous embrasse

        Responder
  19. María Eliana Carafí

    Eleonora, es para mi un inesperado e inmerecido honor ser parte de tu artículo, así que por supuesto que ya cuentas con mi autorización. Me da mucha alegría haber contribuido con un grano de arena para que retomaras este proyecto…..
    Muchas gracias, Eleonora y Carmen por esta especial conexión que nos ha reunido ….otro regalo para mi!!!!!!!
    Un abrazo para ambas!!!!!!

    Responder
  20. María Eliana Carafí

    Agradezco emocionada todos los comentarios que se han ido sumando a esta “aventura” de compartir en Bendito Planeta nuestra inolvidable experiencia en Vira Vira…..

    Responder
  21. Carmen Schmitt

    De: Adriana Salinas

    Queridos María Eliana y Eugenio:
    Muchísimas Felicidades
    Gracias por compartir este momento tan especial y significativo. La narración es tan exquisita que ha sido como vivir cada momento junto a ustedes, me he emocionado mucho, sobre todo cuando inocentes esperaban ir a la misa, ( me saltó el corazón , que amorosos los organizadores) estos son los instantes que se atesoran, y que alimentan nuestros días de buenos recuerdos. Tu relato es lo más lindo y esperanzador que he leído en estos últimos meses, me hace soñar y reafirmar que la vida es linda y que somos los responsables de vivirla, lo mejor posible, independiente de las circunstancias.

    Un abrazo grande, lleno de admiración. Dije Amén en voz alta, debe ser porque me dieron ganas de elevar una oración, para que Dios siempre los bendiga, y los siga cuidando.

    Con mucho cariño / Adriana

    Responder
  22. María Eliana Carafí

    Adriana, la que se ha emocionado he sido yo…..gracias por tu empatía, sensibilidad y cariño….. atesoro tu generoso comentario porque eres feliz viendo a otros felices…..

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This