A ESTADOS UNIDOS | En tiempos de virus

Directora y productora de televisión, Solange Diuana es una explosión de comunicación verbal. Dice que no escribe, pero no se demoró un segundo en tomar el lápiz para contar las zozobras de su viaje a Miami en tiempos de virus. Todo con tal de no perder la “green card”, su residencia en Estados Unidos.

 

Texto y fotografías: Solange Diuana

 

Jueves 12 de marzo… American Airlines anuncia que suspende su vuelo Dallas/Santiago de Chile, uno de sus dos vuelos a nuestro país. Yo tenía todo planeado porque debía entrar a Estados Unidos antes del 24 de abril para mantener mi green card, mi residencia norteamericana. Pensaba ir un par de días a mi playita en Miami Beach, y de ahí viajar a Los Angeles a ver a mi gran amigo Rodrigo Vargas. Pero, la cancelación del vuelo de Dallas me iluminó y pensé: “Tengo que adelantarme. Con un solo vuelo a Chile, esto se pone más complicado”. Ahhhh, porque yo viajo sujeta a espacio, standby como le llaman (y se ríe). Así es que llamé a mi amigo de American para que me enlistara, a fin de partir al día siguiente vía Miami. Buscando una posibilidad económica donde alojarme -porque al ser spring brake los hoteles estaban carísimos- me saltó a la vista el Miami International Hostel. ¡Un hostaaal…! Yo creo que no he ido a un hostal desde los 18 años cuando viajaba al sur. Miré las fotos, el lugar y la ubicación era perfecta, en la Collins a una cuadra de la playa. “Espectacular -me dije- aquí voy yo”. Compré 4 noches y listo.

 

 

Viernes 13… Y partí a la aventura. Porque en ese momento en Chile había un par de casos muy controlados de coronavirus. De todas maneras, me fui con mi alcohol gel, mi mascarilla por si acaso y bien equipada. Si, iba muy nerviosa porque compartir pieza, a mi edad, yo decía “¡Wow, qué loco!”. Eran dos camarotes… Igual tenía nervio, pero lo encontraba interesantísimo. Mi viaje en American, para variar, un agrado. Iba con mis amistades en la tripulación, las cuales muy cariñosamente tras aterrizar a las 4:00 de la mañana me invitaron a su hotel para que hiciera tiempo allá y descansara hasta la hora de mi check-in en el hostel, que era a las 3:00 de la tarde. Alcancé a ir a la playa, llena de gente y yo manteniendo mi distancia bien prudente. Pero, en Miami no pasaba nada todavía y creo que no había ningún caso entonces de Covid-19. Propio del spring brake, las calles estaban llenas de gente.

 

 

Sábado 14… El check-in fue genial. Una argentina me entrega las toallas, las sábanas y yo pregunto: “¿Las camas no están hechas?”. No les cuento la cara que me puso la mujer… Entro y, la verdad, era un agrado. Súper bonitos los camarotes y las camas anchas. Los pasillos del hostal llenos de grafitis con mucho color. Era un lugar alegre, con espacios para distracción, como mesa de pool y terrazas que permitían encuentros muy amenos con la gente (yo debo haber sido la mayor), además de desayuno y comida incluída. Pues llegando hice mi cama y ordené mis cosas. Tenía un casillero con caja fuerte, el baño que era para 4 personas súper bien (nada de baño en el pasillo), y partí a pasear por Miami Beach, con sus calles llenas de fiestas callejeras, precisamente por el spring break. Regresé como a las 10:00 de la noche, habiendo tenido la suerte que mis compañeras no eran muy trasnochadoras. Porque en ese minuto en Miami era sexo, droga y rock and roll.

 

 

Domingo 15… Al día siguiente fui tempranito a tomar desayuno, el que se servía hasta las 9:30 en una terraza que daba a la calle súper entretenido. Yo con mi rico bagel, juguito de naranja y café muy rico. Además sacándome fotos para enviárselas a mi familia sobre esta aventura mía en el hostal. Cuando de repente me entra un mensaje de mi amigo Jaime, de American, que dice: “Sol, te acabo de enlistar. Tienes que regresar a Chile hoy. American tiene su último vuelo a Chile mañana lunes 16 y está sobrevendido». ¡Plop! Yo no podía creer lo que estaba leyendo. Así es que llamé a mi amigo, quien me confirma: “Si o si tienes que regresar hoy porque en el vuelo de mañana -que es el último- traen a todas las tripulaciones y está reventado”. Wow… Y yo que vuelo sujeta a espacio desde hace 35 años -porque mi hermana era empleada de American– ya estaba acostumbrada. A veces me quedaba abajo, pero no con esa presión de quedarte abajo porque la aerolínea no volará nunca más.

 

 

Bueno… Me quedaron 3 noches adentro de hostal pagadas, las que todavía estoy reclamando. Pero, no hay caso. No me contestan. Aunque seguiré insistiendo. No quiero reembolso. Solo quiero un crédito para volver a ocupar el hostal porque me gustó. Ya en el aeropuerto, miraba el número que sale siempre en la pantalla y rezándole bien nerviosa a todos mis ángeles y mis vírgenes para embarcarme. Después de mucha tensión, pude hacerlo. Aleluya, aleluya. Con una suerte única porque me embarqué en premium economy sin nadie sentado al lado. También se embarcaron, gracias a Dios, todos los stand by. Yo desinfecté el asiento del avión, la mesa, la pantalla, todas las teclas del avión y regresé finalmente a Santiago. Lo más importante, salvé mi residencia. Y ¿qué más chic? Fui por un fin de semana a Miami Beach.

 

 

 

Habilidades

,

Publicado el

22 abril, 2020

17 Comentarios

  1. Patricia Rabajille

    Buenisima la experiencia de Solange!
    Ella es, y será siempre una patiperra

    Responder
    • Solange

      jajajajaja gracias paty

      Responder
  2. Lorena Faret

    Solange, que entretenido tu relato!!
    Suerte que todo resultó bien

    Responder
    • Solange

      siii tuve mucha suerte Lorena.gracias

      Responder
  3. Soledad Salman

    Un buen “Touch and go”!
    Juaaaaaa!!!!
    Qué bueno due solo una aventura y no pasó a pesadilla.

    Responder
    • Solange

      jajajajaja asi fue..de lo mas chic..pero logre mi objetivo..la greencard y volver a chile.Fue milagroso Sole..un besote

      Responder
  4. Gabriela Massai

    Te felicito Solange, debieras escribir un libro con tus tan entretenidas historias de vida. Yo viví 10 años en Miami y me emocioné con tu relato. Besos !

    Responder
    • Solange

      Que bueno te gusto es primera vez que publico algo jajaja un abrazo

      Responder
  5. Macarena

    Una relato divertido y tan genuino de una historia llena de sorpresas y suspenso. Sólo la Sol de Miami a la búsqueda del tesoro no perdido.

    Responder
    • Solange

      jajajajaj si soy la nueva orson wells Maca jajajaja gracias por el comentario

      Responder
  6. Aurora Loiselle

    Que aventura llena de corage durante un periodo sanitario critico mas encima durante el Spring Break Americano !! Quien iria a un hostal durante ese y este periodo? Solo una persona con corage atrevido y determinacion y con amigos o buenos contactos en la aerolinea. Felicitaciones por salvarte de contagio Solange. Yo y mi marido volvimos de Chile a Canada en Marzo 3 con Delta airlines, y justo cuando en Chile llegaba el primer caso COVOD-19. Pocas personas del aeropuerto de Chile, en Atlanta y en el Pearson de Toronto, se veian con mascaras. Nosotros utilizamos las nuestras on and off durante los vuelos y a 5 dias despues de llegar tuvimos sintomas que hoy se conocen como tipicos sintomas del virus. Nos salvamos con remedios naturales tradicionales chilenos. Solange te salvaste con una suertaza. Lindo relato el tuyo.

    Responder
    • Solange

      Asi es Aurora tuve mucha suerte soy una agradecida de Dios y la vida.Tome precauciones eso si pero poder vol er a Chile volando stand bye fue casi un milagro.Ahora que veo tanta gente sin poder regresar a sus paises.Que bueno uds estan bien y les pego suave.Gracias por tus comentarios.

      Responder
  7. Majo

    Jajaja qué buena aventura en Miami by Night! Pati y Perra vive al máximo y saca experiencias positivas de todo! Genius Sol de Miami!

    Responder
    • Solange

      Gracias Majo querida !!!

      Responder
  8. Diego Schmitt

    ¡Wow! Si eso es Miami Beach durante el spring break en tiempos de virus, no puedo imaginarme la cantidad de gente que asiste en tiempos normales.

    Responder
    • Solange

      Diego es que aun no se sabia de ningun caso en Miami cuando llegue el 14 de marzo.4 dias despues revento todo , y yo creo tuvo mucho que ver el springbreak.Los cabros reventaban los clubes y discoteques..las calles llenas …asi es Southbeach normalmente en springbreak. Cuando yo vivia alla..no iba a southbeach en esos dias…gracias por tu comentario

      Responder
  9. Juan enrique diaz

    Excelente solange saber que todo resultó bien y en un tiempo récord. Tu como siempre disfrutando cada momento. Un abrazo grande y éxito. Saludos

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This