Maravilla al borde del Lago General Carrera, los Campos de Hielo Norte y la Carretera Austral

 

Familia de camping, de aventura, de partir lejos -como Brasil y la Patagonia argentina con sus 7 hijos dentro del auto- Eduard Christensen y su esposa María Soledad Arteaga se enamoraron de Aysen cuando hace 25 años partieron todos juntos a conocer la Carretera Austral. Sin más, compraron un cerro de 200 héctareas en la Patagonia, al lado del Lago General Carrera, rodeado del Cordón Contreras y muy cerca del  río Baker. Una zona que Eduard recorrió a caballo, absorto con vistas que lo deslumbraron. Dos años después, la familia tendría su primera cabaña construída con madera de lenga, la que 25 años después está tan linda como entonces. Con la única diferencia que hoy es el Lodge Mallín Colorado con 4 cabañas, 10 habitaciones, Casa Club y un éxito internacional que los ha llevado a incluir tres tipos de tours: el Gastronómico, el de las Flores y el Tata tour para orgullo de todo el clan.

 

 

Como dice su hija Paula -distinguida por El Mercurio como Mujer Líder 2016 y 2017, y encargada de marketing- “un lugar que ingleses y alemanes descubrieron mucho antes que nosotros”. Proyecto en que a Paula la ayudó su facilidad para los idiomas, que ella descubrió cuando llegó a primero básico como interna a las Ursulinas de Maipú: “Las monjas me recibieron hablándome en alemán y yo ´prendí´ como semilla. Quise saber todos los idiomas y hoy no solo hablo alemán, sino inglés, francés, italiano y en dos horas aprendo el idioma que me pongan”… Esta faceta la uniría con su amor por el turismo, pasión que le fue evidente a los 22 años cuando partió sola por un año a Europa. Con una vitalidad desbordante, se convertiría entonces en una verdadera embajadora de su Lodge en el exterior: “Desde hace dos décadas he ido a cuanta feria existe en el mundo hablando de la región de Aysén. Esto es otro mundo y han sido 25 años de historia familiar que hemos formado gracias al empuje y fuerza de mis papás”.

 

 

FLORECIMIENTO DE LA PRIMAVERA

Tanto el tour gastronómico (“Sabores de la Patagonia”) como el de las flores (“Primavera en la Carretera Austral”) son dos actividades -que a pesar de ser distintas- están relacionados con el tiempo porque corresponden a fechas específicas. “Y es que de acuerdo a mi experiencia, yo veía entre octubre y diciembre cómo crecían las flores, cómo iban naciendo las morillas, brotando la fruta, los berries, la rosa mosqueta, las cerezas, el calafate, la murta, la murtilla, la grocella, los lupinos y los ciruelillos, que aparecen en el jardín y el bosque silvestre. Son cinco días en que recorremos la Carretera Austral, conocemos la Catedral de Mármol, el río Baker, todo el largo de los Campos de Hielo Norte que están ahí, que uno los ve desde el camino, en medio del florecimiento de la primavera. Porque hasta la Carretera Austral se convierte en todo un jardín. Incluso uno puede visitar casas de la gente del pueblo con sus jardines exhuberantes y que sus dueños van reproduciendo. Porque es normal tener un jardín muy bonito en la Patagonia, tanto donde estamos nosotros como en Puyuhuapi, Puerto Aysen, Puerto Tranquilo o en Puerto Bertrán.

 

 

COCINA CULTURAL

El gastronómico es el primer tour que el Lodge inicia. “Sabores de la Patagonia” lo hacemos antes que el de las flores -especifica Paula- porque es la época en que crece la morilla, un hongo que no se siembra, sino que emerge en sectores sombríos y pastosos en toda la región de Aysén. Y uno los ve en Mallín Colorado, saliendo de las cabañas y subiendo por el sendero. El programa incluye todas las visitas detalladas en el de las flores, pero con el toque culinario, centrándonos en los ingredientes naturales de la tierra y en cómo se cocina. Nosotros tenemos cocina a leña y eso significa prenderla y cocinar dos o tres horas antes, lo que es muy bonito. Tenemos ollas de greda. El sector de la cocina es completamente de madera de lenga, con techos altos y un área de huerta, más un invernadero a 10 metros con verduras frescas. La idea es que se recoja y prepare la ensalada para los comensales ahí mismo. Todo muy rústico. Es como estar en la mitad de la montaña, pero comiendo rico, sano y con una culminación cultural: el clásico asado de cordero al palo en un quincho, construido especialmente para asar durante cinco horas el cordero al estilo patagónico, junto a un fogón y asientos alrededor del fuego.

 

 

 

INOLVIDABLE PARA UN CLAN

Otra es la historia sobre cómo debutó el tercer tour que los Christiansen sumaron a sus actividades. Eduard tiene hoy 82 años. Pero, cuando cumplió 80 la familia completa se reunió en Mallín Colorado (28 descendientes, entre hijos y nietos) para celebrarlo. “Y ahí nació el Tata Tour que realizamos para abuelos, hijos y nietos, cerrando Mallín Colorado completo hasta para 35 personas”, revela Paula. “Cinco días en que todos gozan con cabalgatas, rafting, trekking, asado de cordero, distintas excursiones y toda la intimidad de un lugar en el fin del mundo solo para ellos. Una experiencia familiar sin wifi, sin discoteque, sin mall, que es inolvidable e impresionante”.

 

 

QUE LLEVAR
  • Buenos zapatos y calcetines.
  • Ropa de manga larga. Suficiente con un buen polar, cortaviento y chaqueta. No llevar implementos de lluvia (como paraguas o botas de agua), sino de trekking como guantes, bufanda y gorro.
  • El lago General Carrera tiene microclima. Es seco, soleado y con una leve brisa, donde al año se disfrutan 300 días de pleno sol.
PROXIMOS TOURS

 

Share This