De niña, no recuerdo haber visto algo revestido de mayor misterio que la Casa de Piedra, enclavada en la roca sobre el mar en el tradicional camino costero entre Reñaca y Concón, plena avenida Borgoño, la que bordea las distintas playas frente al Pacífico en Viña del Mar.

 

 

Pueden haber cambiado muchas cosas en los balnearios de esta ciudad jardín, como los típicos locales de entonces (entre ellos, el popular restaurante “Pacífico”, en Cochoa, donde a mi papá le fascinaba pedir su exquisito congrio frito), ahora transformados en recintos gourmet, o las casas de antaño que dieron paso a enormes edificios hasta sobre las dunas del sector. Pero, inmutable a pesar del paso de los años, la Casa de Piedra. Ahí, sobre el mar. “¿De quién es?”, le pregunté a un trabajador que sorpresivamente pasaba por el lugar. No pude creer al escuchar que su propietario era Hermógenes Pérez de Arce. Primero, porque el ex diputado es una personalidad políticamente conocida. Y segundo, porque a través suyo podría conocer la historia de su construcción. “Es de mi mujer”, me confirmaría luego él. Y fue María Soledad Vial, con enorme generosidad, quien virtualmente me abrió las puertas de su hogar.

 

 

Para María Soledad, su casa es única. “Me han pedido miles de entrevistas, las que nunca di porque no tengo el menor interés en que nadie la vea. Mi marido y yo somos personas de bajo perfil. Lo que sí es que yo quería tener una casa casi dentro del mar y era casi imposible. Pero, Dios quiso que fuera mía. Arreglamos y cambiamos baños, cocina y pusimos calefacción, dejándola una maravilla. La gente que no la conoce cree que es oscura. Sin embargo, la luz entra por todos lados. Fue construida por Alberto Cruz Eyzaguirre, uno de los mejores arquitectos chilenos. Cruz la construyó para él y así fue hasta que murió. Por mi parte, he contribuido mucho en dejarla cada día más linda. Su diseño interior entero es mío porque me gusta mucho la decoración. El Torreón lo hizo construir Hermógenes, mi marido, y fue un gran acierto. Creo que es la casa mas fotografiada de  Chile”.

 

 

¿Cómo será pasar vacaciones de verano en esta propiedad, cuya fachada desde los albores de su construcción fue publicada en la vieja revista Life? ¿O cuán impresionante deben ser sus inviernos, con el mar embravecido visto desde el Torreón? Además de vivir sensaciones de mucha profundidad, pienso que para Hermógenes Pérez de Arce -abogado, economista y periodista- Casa de Piedra debe ser fuente de gran parte de su productiva inspiración profesional.

“Impresionante”, “deslumbrante”, son adjetivos con que muchos han calificado esta residencia de excepción. Tal como recientemente el empresario Juan Ignacio Soza se refiriera a ella en Instagram: “No es en la Costa Azul ni en la Costa Amalfitana en Capri. Es en el camino entre Concón y Reñaca!!. De lo lindo, “lindo”.

Share This