Gente amable, querible, definitivamente encantadora. Es lo que mejor podría definir a los habitantes de este país que se ha modernizado a niveles increíbles.

Tras visitarlo en 3 oportunidades estos últimos dos años, sentí verdaderamente haberlo re-descubierto.  Había estudiado en Quito hacía décadas, y me sorprendió ahora una ciudad moderna, con grandes autopistas, iluminaciones de carreteras impactantes y, al mismo tiempo, con la conservación casi religiosa de toda su historia colonial.

 

QUITO

 

Quito es una larga extensión entre cerros, con  laderas que bajan al valle, colinas, quebradas y callejones zigzagueantes que se abren a avenidas llenas de leyendas. Considerada «Relicario del Arte en América», tiene el centro histórico más grande, menos alterado y mejor preservado de América.

 

MUSEO DE GUAYASAMIN

 

  • En Quito, un imperdible: El Museo de Oswaldo Guayasamín, conocido como el Museo Capilla del Hombre, obra cumbre de artista ecuatoriano que traspasó fronteras, que con enorme preocupación social denunció toda violación a los derechos humanos y que, a pesar de la dureza que vivió en su niñez, fue capaz de pintar rostros de máxima ternura.

 

HOTEL MY SHACHA JI

 

En las afueras de Quito, en medio de una geografía que los dejará perplejos, My SachaJi innovó con gratísimas cabañas individuales, incentivando en este escenario el bienestar y la sanación en Ecuador. Un regalo para descansar y disfrutar de una vista absolutamente espectacular. que recoge las tradiciones curativas de la energía sanadora de Los Andes.

 

TERMAS DE PAPALLACTA

 

A 67 km de Quito, otra fuerte experiencia son Las Termas de Papallacta, ubicadas en la Amazonía Ecuatorial, a 3.300 metros de altura, con piscinas termales que uno tiene frente a su propi acabaña, para relajarse a cualquier hora de la noche. Y suba tranquilo, porque precisamente para quienes no están acostumbrados a la altura, el  hotel dispone de facilidades de oxígeno para regular al turista que pueda sentirse afectado.

 

CUENCA

 

Y junto a Quito, Cuenca (tercera ciudad del país tras Guayaquil), tremendo y valioso patrimonio, hoy colmada de extranjeros que la han elegido para vivir. En 1999 fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad, reconocida por la arquitectura de su centro histórico, sus restaurantes, su plaza principal y sus ferias de artesanía. Datos recomendables:

  • *Los famosos Panama Hats: sombreros de Homero Ortega en el “Museo La Magia de Sombrero”. A pesar de su nombre, fue Ecuador el creador y el mayor exportador de este producto. Av. Gil Ramírez Dávalos 386, donde se entusiasmará a comprarse más de uno: homeroortega.com
  • Para alojar: Mansión Alcazar, mansionalcazar.com, en calle Bolivar 12-55 y Tarqui. Un hotel boutique, en el cual cada habitación tiene un diseño impactantemente diferente. Con un restaurante superlativo, aquí degusté los más exquisitos camarones grillados.
  • El estudio del muralista y ceramista Eduardo Vega, en la colina de Turi. Desde sus ventanales también se admira una hermosa vista de la ciudad.
  • Y los mercados, famosos por los vegetales y frutas más ricas que uno se pueda imaginar.

 

EN QUITO, A TENER EN CUENTA

  • La “línea del Ecuador”, en medio de una zona comercial conocida como la Ciudad Mitad del Mundo, donde le harán las más insospechadas pruebas físicas de lo que significa estar en la Latitud Cero.
  • Subir por el teleférico a lo alto del volcán Pichincha. Y no lo haga como yo, que subí tras apenas aterricé en la ciudad. Primero, descanse e Inténtelo al día siguiente porque a más de 4.200 metros de altura a uno le falta la respiración.
  • Recorrer a pie el Centro Histórico de Quito, con sus innuerables iglesias y su superlativa Basílica.
  • El Parque La Carolina, uno de los parques urbanos en medio de la ciudad más grandes de Sudamérica.
  • Sus restaurantes, como Carmine, con la mejor comida italiana y atendido por Carmine, el mismo dueño, quien llega con su pizarra gigante, mesa por mesa, dando a conocer el menú. Con una personalidad atractiva y avasalladora, en que los comensales terminan almorzando o cenando lo que él quiere. carmineristorante.com.
  • Casa Gangotena: https://www.casagangotena.com/en/the-restaurant/. Lleno de luz, con sus ventanales enfrentando a la Plaza San Francisco. Aquí aprendí lo que es el verdadero ceviche de langostinos, con jugo de limón y naranja. Memorable.
  • Y en las afueras, el famoso Café de la Vaca: elcafedelavaca.com, donde se degusta un menú de campo serrano ecuatoriano extraordinario para desayuno, almuerzo y cena temprana. Excelente gastronomía y jugos naturales para volverse locos.

 

 

Share This